+34 644 128 260 info@fheel.com

Nuestra agencias de youtubers puede ayudarte con la profesión de profesión youtuber tanto si ya estás en este mundo como si quieres empezar a ser influyente. En los tiempos que corren, muchos de los usuarios habituales de la mayor plataforma de subida de vídeos del planeta se plantean escoger como profesión youtuber. Y cada vez serán más aquellos que deseen alcanzar esta posición. Sin duda, ya habrá muchos niños y adolescentes que, ante la manida pregunta que repite inquisitoriamente aquello de ¿qué quieres ser de mayor? Responderían que su vocación está en Youtube. Se trata ya prácticamente de una dedicación consolidada.

Así pues, lo que está considerado ya como una profesión real, alcanza cotas de éxito bastante altas en la actualidad, y lo cierto es que no parece previsible que vaya a dejar de crecer en un futuro a corto o medio plazo. Podríamos afirmar pues, sin ningún miedo a equivocarnos que el trabajo de youtuber es tal, y que se trata de una profesión a la que aspiran muchos usuarios de la plataforma.

No obstante, esta andadura no conforma un camino sencillo, los inicios son complejos y muchos de los mencionados aspirantes llegan a quedarse en el camino. El planteamiento acerca de los beneficios que puede generar también es algo común y habitual entre los candidatos; sin embargo, esto puede variar en función de muchos factores y las cifras nunca podrían preverse con certeza. Profundizamos algo más en estos asuntos para lograr entender con más facilidad cómo funciona la profesión de youtuber.

¿Cómo empezar en la profesión de youtuber?

 

Como es obvio, para empezar como youtuber se debe tener un canal en la plataforma. A partir de ese momento comienza el trabajo, una profesión que también tiene su cara menos amable: se llega a trabajar muy duro sin obtener ningún resultado durante al menos un tiempo; la incertidumbre es continua y las labores -por muy freelance o independiente que pueda ser un creador de contenidos- son complejas y sacrificadas, mucho más de lo que pueda creer el usuario común.

El siguiente paso tras la creación del canal nos lo encontramos en el planteamiento del mismo: para triunfar en Youtube se hace necesario poseer una marca personal y dotarla de cierto carisma. Se ha de partir por plantear una estrategia: ¿qué temáticas voy a tocar? ¿A qué sector del público me quiero dirigir? ¿Cómo creo los vídeos? Y un sinfín de preguntas más que debe concluir cada usuario que pretenda convertirse en youtuber. En base a eso debería crear el perfil: imagen, cabecera, nombre del canal, diferentes listas de reproducción, frecuencia de los vídeos y, muy importante, información -donde el influencer introducirá a los visitantes en la dinámica y tratará de ganarse su beneplácito y, por lo tanto, su suscripción-.

Llegados a este punto las únicas estrategias posibles son la constancia y la paciencia; Roma no se construyó en dos días y el éxito de los youtubers no iba a ser ni más, ni menos. Como hemos señalado no se trata de una profesión sencilla y muchos de los que lo intentan se quedan a medio camino. Los seguidores van aumentando exponencialmente y a ritmos diferentes según el caso, y lo mismo ocurre con las visualizaciones. Sin embargo, si hay algún consejo que se le puede dar a quienes desean aventurarse en esta maravillosa experiencia es que no traten de imitar a nadie: sé tú mismo e intenta conquistar al público con aquellas temáticas que te gusten, de lo contrario acabarás colgando las cámaras.

¿Cuántos son los ingresos que se generan?

 

Además de todos los pasos señalados, se da por hecho que se han de saber manejar algunos programas de edición de vídeo y, por descontado, subir contenidos a la plataforma con cierta frecuencia, ya que la competencia es atroz. Pero, ¿de qué sirve todo esto? Obviamente para generar beneficios. Y aquí llega la pregunta del millón -y nunca mejor dicho- que se hacen muchos de los que se atreven a dar el paso: ¿cuántos son los ingresos que se pueden llegar a generar al escoger como profesión youtuber? Depende, como bien avisaba Jarabe de Palo, de según cómo se mire.

En cualquier caso, los beneficios económicos de la profesión youtuber dependen de dos aspectos fundamentales: la cantidad de los suscriptores de cada cual -puesto que, a mayor visibilidad, mayor ganancia para las marcas que apuestan por el youtuber-, y la calidad de los mismos. Aunque la medición de este último parámetro es más complicada que la cantidad -dato que directamente aparece en Youtube- se puede medir por un factor básico: los resultados de sus campañas a nivel de conversiones.

Al final, los ingresos generados responden también a las negociaciones, los acuerdos y los contratos que cada influencer alcance con las empresas, que muchas veces van incluso más allá del mero beneficio económico, ofreciendo al youtuber los productos de la marca en cuestión -en los que, a buen seguro, estará interesado-.

Escoger como profesión youtuber, mucho más fácil con Fheel

 

A pesar de las dificultades a las que se enfrenta cualquier youtuber en su trabajo, siempre podemos darle buenas noticias, puesto que se trata de una profesión absolutamente vocacional y que, por tanto, implica que quienes la escogen lo hacen para vivir de lo que les hace feliz. Las buenas noticias a las que nos referimos están en Fheel, una plataforma en la que te resultará mucho más fácil generar beneficios, ya que te conectamos con las empresas que te están buscando a ti -y a los miles de personas que te siguen- para obtener ganancias. Nosotros nos encargamos de que tus campañas sean exitosas ofreciéndote exactamente a las marcas idóneas. Puedes ver algunos de nuestros profesión youtuber españoles.

 

En Fheel queremos ser tu Agencia de Youtber.