+34 644 128 260 info@fheel.com

En la historia de la publicidad, es habitual ver la presencia de celebrities en medios de comunicación promocionando productos y/o servicios. No es de extrañar ver a Shakira en televisión anunciando su nueva línea de perfumes o a Geroge Clooney tomando café Nespresso. Usar la imagen de los famosos en publicidad no es por casualidad. Asociar una marca a una persona con cierta reputación como la de las celebrities tiene una finalidad de transmitir los valores mediante los cuales se quiere ser reconocido.

Aprovechar la imagen de estos personajes famosos puede utilizarse para cumplir distintos objetivos: lanzamiento de un nuevo producto, posicionamiento de marca, añadir valor o incluso reponer la imagen dañada por algún problema surgido de la compañía y si hoy en día se sigue usando, será porque ofrece resultados. Pero también tiene sus consecuencias negativas. Como comentábamos antes, en la actualidad ya estamos tan acostumbrados a ver a famosos en los medios de comunicación que no le damos importancia, porque inconscientemente sabemos que ha sido pagado para ello, y ocurre un efecto contrario, de rechazo en la audiencia.

Es por esto que surgen los influencers, personas con cierta relevancia en las redes sociales capaces de influir en las decisiones de compra de sus seguidores fieles. Por lo que llega así una nueva forma de hacer marketing, el marketing con influencers. Al ser personas «reales» su recomendación de producto es  más creíble que la de un famoso. Aunque en este aspecto también hay que tener cuidado. Cuanto más seguidores tenga este influencer, menos capacidad aceptación tiene una promoción entre su audiencia. Es por esto, que la mejor solución es trabajar con microinfluencers.

Qué son los microinfluencers

Los microinfluencers son personan que tienen un elevado número de seguidores aunque no en exceso, puesto que sino se acercaría más a celebridad. La peculiaridad de los microinfluencers es que sus seguidores son seguidores leales a los temas que comparten en sus perfiles de redes sociales, ya que son expertos en la temática. Pueden ser entendido en moda, tecnología, música… un sin fin de materias. La diferencia entre influencer y trabajar con microinfluencers es que estos últimos cuentan con un número menor de seguidores en sus redes sociales, como la youtuber que aparece en la imagen: Saraialma.

EL hecho de que cada vez más personas estén activas y «enganchadas» a las redes sociales, hace que al estar informados por esta vía, visualicen las actualizaciones de sus influencers y estos influyan en su decisión de compra. Este tipo de acciones genera confianza en el usuario ya que es similar a la recomendación que puede hacerle un familiar o amigo. Es más cercana que la recomendación que puede hacer un microinfluencer que la de un famoso.

Cómo trabajan los microinfluencers

Un dato imprescindible que destacar es cómo trabajan los microinfluencers. ¿Por qué tienen tanta capacidad de influir? La respuesta es la capacidad de tratar con sus seguidores, el trato y la interacción es más habitual y cercano que un influencers con miles y miles de followers. El engagement es mucho mayor, por lo que la recomendación es más real. Esto llevado al ámbito económico se traduce en ventas, en un mayor ROI (retorno de inversión). Además, el formato vídeo es más efectivo por lo que los mejores youtubers son los microinfluencers.

Las marcas apuestan por el eslogan «menos el más» en cuanto a influencers y que tienen un real interés y conversaciones auténticas con sus seguidores. Además, su autenticidad e independencia influye a la hora de decantarse por ellos. La idea de cuantos más followers mejor, es una idea equivocada ya que cuanto menos, más influencia ejercen por ello colaborar con microinfluencers, es una idea para tu estrategia de marketing digital.

Microinfluencers y Fheel.com

En Fheel.com gestionamos varias campañas con los mejores youtubers o microinfluencers, un ejemplo es la acción para la marca Blest cuyo objetivo era dar a conocer la marca y sus productos. En total eligió a ocho youtubers de impacto medio-bajo, microinfluencers. Su inversión por lo tanto, no fue alta y la campaña en Youtube tuvo un buen retorno de inversión. Los microinfluencers consiguen resultados y las marcas los está valorando cada vez más. La clave está en que el público que sigue  a este microinfluencer es el target de tu marca ya que está más especializado y es un nicho de mercado más específico que cualquier otro más general.

Como decíamos al principio, aunque publicitar anuncios con famosos es lo más habitual en grandes marcas, no es lo que más retorno de inversión genera. No hace falta dejarse todo un presupuesto para hacer recomendaciones online. Apostar por personas de a pie, más cercanas y con un nicho de mercado específico es lo que realmente genera ventas. El poder que tienen los microinfluencers es el idóneo para influir en las decisiones de compra de los consumidores.

Elasweet

desitachannel