+34 644 128 260 info@fheel.com

A día de hoy, todavía hay personas, empresas o colectivos que se cuestionan qué es el marketing de influencers. O por otra parte, hay marcas que quieren iniciarse en ello, pero no conocen el campo y no saben cómo. Hoy en día el marketing de influencers es el presente y el futuro de la publicidad. La oportunidad para sacar partido a tu marca y llevarla a lo más alto.

Es por ello, que Andrés Pienda, CEO de Fheel, ofreció un taller el pasado 28 de marzo junto Asociación Valenciana de Empresarios del Calzado (Avecal) y la Asociación Española de Empresas de Componentes para el Calzado (AEC) sobre como aumentar ventas de calzado con marketing de influencers. Bajo el epígrafe “¿Cómo aumentar la venta de calzados con personas influyentes en redes sociales?“, el taller tenía como fin ayudar a las ventas de productos de calzado de manera significativa y ofrecer información sobre todo lo que es el marketing de influencers.  En dicha actividad, se trató la manera más antigua y efectiva de la historia de la publicidad, “la publicidad del boca a boca”, pero en su versión más actualizada. Además, el taller fue retransmitido en Teleelx en el programa Elche Shoes City.

 

La crisis de la publicidad convencional

 

La publicidad y las diferentes maneras de ejecutarlas, ha ido cambiado y desarrollándose de diferentes formas con el paso de los años. Hace unos años, la principal y mayor fuente de ingresos eran los anuncios en televisión, los cuales iban dedicados a un mismo grupo de personas, esperando que estas «picaran» con el producto que se anunciaba. Una mezcla entre imágenes, vídeos o una canción pegadiza te hacían recordar ese anuncio y por consecuencia, el producto en cuestión.

Sin embargo, esto supone un problema cuando la mente del espectador está saturada, porque recibe más de 3.000 impactos publicitarios al día, o lo que es lo mimo, más de un millón al año. De esta forma, el mensaje ya no capta la atención del público y el estímulo deja de estar activo.

Andrés Pineda plantea el hecho de autobservarse. Examinarse a uno mismo para saber qué es lo que quieres, qué te llama la atención. De esta forma, llegamos a la conclusión de que los humanos funcionamos por grupos y nos movemos en masa.

Es por ello que el objetivo está dentro del público objetivo al cual nos deseamos dirigir. Es aquí cuando hablamos de las tendencias, modas efímeras a las cuales siempre son un colectivo los que provocan que se sigan. Esta es la finalidad de la publicidad, lanzar un mensaje para que un grupo de personas reaccionen a él y de esta forma integrar un producto que les guste y sea de su interés.

Conocimientos básicos sobre qué es el marketing de influencers

 

A la hora de plantearse qué es el marketing de influencers, conviene saber y conocer todo lo mencionado respecto a los anuncios y la publicidad convencional. En contraposición, el marketing de influencers ofrece un mensaje sin guión, sin estructura, a gusto del influyente. El influencer diseña el mensaje tal y como le apetece mostrarlo a sus seguidores.

 

Antes la publicidad no era algo real, no era tangible (anuncios, cuñas, vallas…) Sin embargo, gracias a la actividad de los influencers la estamos dotando de sangre, carne y hueso. Ahora los anuncios no están representados por actores, son personas reales, lo cual es el factor clave de por qué funciona este tipo de publicidad.

Otra de las claves a tener en cuenta sobre qué es el marketing de influencers, es la predisposición de la publicidad. Antes el contenido era intrusivo. Por ejemplo, los anuncios de televisión aparecen en contra de la voluntad del espectador. Ahora el público es el que decide ir y buscar el contenido.

Las personas tienen el poder de crear algo viral e influenciar sobre el resto. Ocurre lo mismo que cuando un amigo se compra una prenda de ropa que a ti también te gusta y acabas comprando, por ejemplo. Este poder de contagio se propaga como el virus de una enfermedad, debe de estar en varias personas para que el colectivo se condicione.

El papel de los influencers y microinfluencers

 

Una vez aclarados estos conceptos sobre qué es el marketing de influencers, conviene resaltar, que a diferencia de lo que muchas personas piensan, el contratar a un gran influencer para una campaña no significa que esta vaya a ser más exitosa. Mayor impacto no es sinónimo de más ventas. Cuanto más suscriptores tiene un influencer, mayor es su coste, por lo tanto, el retorno de inversión se puede reducir.

Sin embargo, un microinfluencer tendrá un coste más bajo, y tiene la misma capacidad de contagiar o prescribir un producto, por lo tanto, el ROI o retorno de inversión para la marca será mayor. Además, el público suele ver a los microinfluencers como personas más transparentes, más creíbles que a una celebridad, porque hay una conexión de tú a tú como si de un amigo se tratase.

La fórmula del marketing de influencers

 

A la hora de realizar una campaña de marketing de influencer, como marca, hay varios aspectos y factores a tener en cuenta:

  • Conocer a qué público objetivo quieres llegar. Para ello necesitarás un análisis real de datos, saber cual es el target del canal… etc. Esta parte es vital porque no puedes guiarte simplemente del contenido.
  • Debes tener en cuenta el ahorro de tiempo. Tu tiempo es oro y también cuenta. Intenta crear una estrategia eficaz y que te permita alcanzar a tu influencer adecuado.
  • Buscar el menor precio. Como hemos mencionado anteriormente, una mayor inversión no te asegurará más ventas, porque podrás salir perdiendo.
  • Tener garantía de devolución. Puedes establecer como condición no pagar hasta que veas los resultados de como ha gestionado la campaña el influencer en su contenido. Se han dado casos de que el mensaje no se ha transmitido bien o no se ha pronunciado bien el nombre de la marca. Son factores que actúan en tu contra, y aunque el influencer siempre debe tener libertad creativa, si no se cumplen los criterios preestablecidos, se puede condicionar la cláusula de que la campaña se pueda rechazar.

Por último, ten en cuenta que el marketing de influencers es una estrategia que permite multiplicar las ventas a bajo coste, pero no significa que sea la única vía de publicidad, ni mucho menos. El branding  o imagen de marca es muy importante, aunque es una estrategia a largo plazo, es vital para que el nombre de tu marca sea bien reconocido.